¿AMAS A DIOS?Por Alejandra Ma Sosa

Si a quienes afirman creer en Dios se les preguntara si lo aman, seguramente responderían que sí.


Pero entonces cabría cuestionar: y ¿en qué consiste amar a Dios?, ¿en tenerle cariño?, ¿en sentir bonito cuando se piensa en Él?, ¿en regocijarse de saber que existe? Desde luego algo debe haber de todo eso, pero no puede limitarse a un sentimiento. Si tomamos como referencia nuestro amor hacia los demás, podemos hacer una comparación y deducir que así como el amar a una persona no solamente consiste en sentir bonito al tenerla presente, sino en tratar de procurar su felicidad, cabría pensar que amar a Dios consiste también en procurar que esté verdaderamente feliz. Y ¿qué hace feliz a Dios? Nuestra felicidad. Sí, a diferencia de nosotros que con frecuencia buscamos egoístamente la felicidad sin preocuparnos por los demás o incluso los utilizamos para que nos hagan felices, la felicidad de Dios no está centrada en Sí mismo. Lo que a Él lo hace feliz es que nosotros seamos felices. Pero ojo, no hay que confundir este término. La felicidad a los ojos de Dios no consiste en que experimentemos ciertas alegrías o placeres efímeros que nos hacen, o creemos que nos hacen felices. No. La felicidad que Dios quiere para nosotros es la auténtica, una que no depende de las cosas de este mundo y que por lo tanto nadie nos puede arrebatar. ¿En qué consiste esa felicidad? En vivir conforme a la voluntad de Dios, porque sólo Él sabe lo que nos conviene, lo que nos hace bien. Tenemos entonces que amar a Dios consiste en buscar hacerlo feliz; lo que lo hace feliz es nuestra felicidad; lo que nos da felicidad es vivir como Dios quiere que vivamos, y vivir como Dios quiere que vivamos es vivir cumpliendo Sus mandamientos. En el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Jn 14, 15-21), dice Jesús: “El que acepta Mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a Mí, lo amará Mi Padre y Yo también lo amaré...”. Cabría preguntar, ¿cuáles son esos mandamientos que debemos cumplir? Sin descartar los diez mandamientos, que como dijo el Papa Benedicto XVI en su libro ‘Jesús de Nazaret’, siguen vigentes para todos los cristianos, podemos referirnos principalmente a uno solo que los resume todos. Dijo Jesús: “Éste es el mandamiento Mío: que os améis los unos a los otros como Yo os he amado” (Jn 15, 12).


Así pues, regresando a la pregunta inicial y relacionándola con esto último, podemos concluir que amar a Dios no solamente consiste en sentir bonitos sentimientos hacia Él, sino que se tiene que notar, ¿en qué? en que cumplimos lo que nos pide, especialmente en lo que se refiere al amor. ¿De qué sirve llevar una cruz sobre el pecho, si ese pecho alberga rencores y odios contra alguien?, ¿colgar un Rosario del retrovisor del coche si el conductor nunca se acuerda de su Madre del cielo sino más bien recuerda a claxonazos la mamá de los demás?, ¿acudir a Misa sólo por cumplir, sin ganas de recibir todos los dones que en ella Dios regala, y a la salida dedicarse a criticar?, ¿encomendarse a Dios, a la Virgen y a los santos, para salir a hacer el mal? No se ama a Dios si no se ama a los demás. Dice San Juan: “Si alguno dice: ‘Amo a Dios’, y aborrece a su hermano es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve.” (1Jn 4,20). Cabe aclarar que cuando Jesús dice que el que lo ama cumple Sus mandamientos, y a éste Él y Su Padre lo aman, no está implicando que no amen a quien no los cumple, recordemos que a través del profeta nos ha dicho: “Los amaré aunque no lo merezcan” (Os 14, 5), sino nos está revelando la razón por la que vale la pena cumplir los mandamientos, por la que vale la pena amar: porque Él y Su Padre harán en nosotros Su morada (ver Jn 14, 23).


Nuestro amor nos viene del Amor y nos atrae al Amor. Quien vive amando, vive albergando nada menos que a Dios en su corazón.





(Del libro ‘La Fiesta de Dios’, col. Lámpara para tus pasos, ciclo A, Ediciones 72, México, p. 83)

¿Quiénes somos?

Somos una Comunidad de Laicos Católicos y queremos ayudarte a tener un encuentro personal con Cristo por medio de las Sagradas Escrituras, el Magisterio de la Iglesia Católica, la Formación Evangelizadora, la Oración Comunitaria y la Música.  Así familias, jóvenes, adultos y niños puedan vivir bajo el amor de DIOS.

ADDRESS

55814044

 

Calle Sur 103 227, Mexicaltzingo, Iztapalapa, 09090 Ciudad de México, CDMX

 

comunidad.cesanpablo@gmail.com

SUBSCRIBE FOR EMAILS

© 2020 by CE-SanPablo.

  • Facebook icono social
  • YouTube