“LA IRONÍA DEL ‘DERECHO A LA VIDA’ EN TIEMPO DE MUERTE POR CORONAVIRUS”